4 abr. 2014

Soy puente.

Cada día siento con más seguridad que mi tarea profesional está en ser puente. Puente entre una cultura y otra, entre un mundo y otro, entre una lengua y otra. La docencia me ha dado el camino de las culturas, de las literaturas. La traducción refuerza ese papel de mediador. No soy ya de un lado o de otro. Pertenezco a la mitad del camino, a un entrelugar, lleno de posibilidades.